Envasado al vacío

Puede ayudar a almacenar alimentos durante largos períodos de tiempo de forma más segura y eficiente.


Retirar el máximo de aire de dentro de una bolsa inhibe el crecimiento de las bacterias, mohos, fermentos, etc. ya que estos y otros microorganismos necesitan del aire para crecer.


Cuando el máximo de aire es extraído y la bolsa es cerrada, los niveles de oxígeno siguen bajando mientras suben los de dióxido de carbono. Un ambiente bajo en oxígeno y alto en dióxido de carbono reduce el crecimiento de los organismos que dañan los alimentos, prolongando su vida y fecha de caducidad.


Menor espacio para almacenar que un empaque rígido.


Al ser un envase hermético permite:


  • • Evitar la pérdida de peso (merma 0%) por perdida de líquidos o grasas
  • • Evitar que los productos se humedezcan o pierdan humedad, muy útil para panificados, pastas, etc.
  • • Evitar contaminaciones posteriores a la elaboración
  • • Conservar la higiene desde la elaboración hasta el consumidor final
  • • Evitar el “quemado” por congelamiento
  • • Permitir un mejor manejo del stock de las materias primas y de los productos terminados
  • • Es Ideal para el envasado y posterior control de porciones
  • • Mejorar el manejo de las horas de trabajo y de los ciclos de producción
  • • Ahorrar en la distribución sin necesidad de reposiciones frecuentes
  • •  Reducir las devoluciones
  • •  Resguardo ante un corte en la cadena de frío

 

 

Contáctenos para empezar a crear la solución de empaque que usted requiere.


Somos fabricantes, nuestra mayor ventaja.